viernes, 1 de diciembre de 2017

Cattleya aclandiae


  Especie endémica del estado de Bahía donde se la encuentra desde las llanuras de la costa hasta unos 100 km tierra adentro creciendo hasta elevaciones de 400 msnm.. Principalmente se encuentra en la parte inferior de la cuenca de los ríos Paraguaçu y Jacuípe en la bahía de Recônvavo (Bahía). A C. aclandiae se la ve generalmente creciendo en los troncos verticales de los árboles ubicados cercanos a corrientes de agua y en ocasiones sobre rocas en zonas boscosas. Actualmente es difícil encontrarla en la naturaleza debido a la recolección excesica y a la destrucción de su hábitat.


  Se trata de una orquídea epífita, ocasionalmente litófita, de crecimiento simpodial, de porte pequeño (12/20cm), con pseudobulbos algo arqueados, cilíndricos, con ápice agudo. Cargan 2/3 hojas apicales planas, coriáceas a carnosas, ápice ligeramente retuso y amucronado. Forma un sistema radicular extenso. Las raíces se cubren a menudo con plantas de Tillandsia, que ayuda a prevenir la desecación durante períodos secos. 



  La inflorescencia surge del ápice del pseudobulbo nuevo. La inflorescencia no emerge a través de una espata, sino que está encerrada en el pliego de la hoja en desarrollo, cuando esta abre surgen los pimpollos y las flores abren poco después. Cada vara carga 1/3 flores de unos 7/10 cm., de color verde claro o castaño con más o menos máculas oscuras, mientras que el labelo, trilobado, es de color lila con el lóbulo terminal en tono magenta. Los lóbulos laterales se elevan pero no envuelven la columna.


  La luz que requiere C. aclandiae es alta, por lo que deberá ubicársela en un lugar bien luminoso. También se le debe proveer de un lugar con buena aireación. Las temperaturas promedio máximas a lo largo del año oscilan 25/29ºC y las mínimas 19/22ºC, aunque pueden soportar unos grados menos. 


  En cuanto a la humedad ambiente, la misma ronda los 80/85% en la mayor parte del año con una leve disminución durante el verano (75%). En el hábitat, las precipitaciones son moderadas a abundantes la mayor parte del año con breves períodos semi-secos en invierno y en la parte final del verano. En cultivo se las debe regar regularmente durante todo el año, dejando que el sustrato se seque entre riegos, pero nunca dejarla seca por largos períodos. 



  C. aclandiae se puede cultivar montada en un tronco o balsa, donde se le deberá brindar riegos más seguidos. En canastas y macetas también funcionan bien, pero se le deberá proveer de un buen drenaje porque no le gusta mantener sus raíces encharcadas lo que lleva a su rápido deterioro. 



1 comentario:

  1. Un ejemplar maravilloso y una información increible. Mis felicitaciones

    ResponderEliminar