martes, 15 de julio de 2014

Orquídeas argentinas - Cattleya cernua

Familia: Orchidaceae
Subfamilia: Epidendroideae
Tribu: Epidendreae
Subtribu: Laeliinae
Género: Cattleya
Especie: Cattleya cernua


  Se trata de una pequeña orquídea epífita que está citada para las provincias de Misiones y Corrientes en nuestro país. Extiende su presencia también al vecino Paraguay y a Brasil. En este último tiene una presencia extensa, desde el estado de Bahía hasta Río Grande do Sul, llegando al oeste hasta Mato Grosso do Sul.

  Fue descrita en 1828 por Lindley, a partir de un ejemplar encontrado en la zona de Río de Janeiro, como Sophronitis cernua. Actualmente mediante estudios filogenéticos realizados por Cassio van den Berg, fue traspasada a Cattleya cernua, nombre que figura como válido en la Checklist de la Royal Botanic Garden desde el 2010, en tanto, en la lista de especies de la Flora de Brasil y en el Catálogo de Plantas Vasculares de la Flora del Conosur, se la sigue tratando como Sophronitis cernua. El nombre de la especie proviene del latín "cernuus" (agachado, inclinado de cabeza) que hace referencia al hábito rastrero o postrado de la planta.




  Cattleya cernua tiene pseudobulbos redondos algo comprimidos, unifoliados, juntos a lo largo de un rizoma corto. Hojas ovadas, coriáceas, gruesas, con una nervura céntrica evidente. Florece en otoño, con una inflorescencia que surge en el ápice del pseudobulbo nuevo, cargando hasta 7 flores de un color rojo-anaranjado, de un tamaño promedio de 2cm. Existe una variedad de flores amarillas, entre ellas la conocida como "var. mineira", debido a que se la encuentra en el Estado de Minas Gerais en Brasil.



  Crece en lugares de humedad alta durante todo el año (75-80%) y donde las lluvias van entre los 100 y 150mm mensuales, a excepción de los meses del invierno donde las mismas disminuyen bastante siendo inferiores a los 50mm mensuales. Debido a su amplia distribución se la puede encontrar creciendo a distintos niveles de insolación, siempre en lugares aireados. Por esta última causa, también soporta una amplia gama de temperaturas, adaptándose bien a temperaturas extremas.


  A la hora de cultivarla lo ideal es hacerlo en un sustrato que seque rápidamente, por ello responden muy bien cuando se las coloca sobre troncos de madera dura. No olvidar que necesitan humedad alta todo el año. Son sensibles al medio de cultivo deteriorado, por lo que se aconseja replantarlas rápidamente cuando esto sucede.






No hay comentarios:

Publicar un comentario