domingo, 10 de enero de 2016

Cattleya percivaliana


  Cattleya percivaliana fue encontrada por primera vez en Los Andes venezolanos en el año 1881 por William Arnold, un coleccionista de la firma de Sanders. Al año siguiente Reichenbach la describió dándole sólo estatus de varietal de C. labiata. En 1883 James O'Brien le dio estatus específico en la misma publicación: "Gardener's Chronicle".


  C.percivaliana es principalmente una especie venezolana de la zona montañosa del noroeste, dándose su mayor presencia en el estado de Trujillo, aunque también existen algunas citas para  los estados de Mérida y Lara, inclusive para el vecino Colombia. La especie se encuentra creciendo generalmente entre 1200-2000 metros, aunque se adapta bien a ser cultivada en lugares de menor altura, inclusive a nivel del mar, aunque sin lograr todo su esplendor. Se trata de una planta epífita, aunque ocasionalmente se la encuentra de forma litófita, sobre todo en las plantas que se encuentran sobre los 1500 metros que suelen hallarse en los acantilados.


  Es una Cattleya unifoliada, de porte mediano (40cm), de crecimiento simpodial, epífita o litófita. Sus pseudobulbos, algo aplanados y delgados, cargan una sola hoja apical que crece en posición sub-erecta. La inflorescencia surge en la época otoñal, apenas el nuevo brote madura. Carga entre 3-4 flores de unos 12cm cada una, las cuales tienen un aroma muy característico que no suele ser para todos agradable.




  Es una planta de fácil cultivo, requiere de alta luminosidad, estar en un lugar aireado. Las temperaturas promedio de su habitat rondan máximos de 23-26ºC y mínimos de 12-14ºC, aunque puede soportar temperaturas más extremas que esos promedios. 

  La humedad existente en la región de la cual es originaria es bastante alta durante los 12 meses, y lo ideal sería mantener el ambiente en un promedio del 80%. La lluvia es bastante abundante en la mayor parte del año, salvo en invierno donde las precipitaciones disminuyen drásticamente, aunque las normales neblinas espesas ayudan a mantener la humedad alta. Por esto  los riegos deberán ser seguidos desde primavera hasta otoño (dejando secar entre riegos) y comenzar a disminuirlos desde el momento de la floración.




  Si se la cultiva en maceta, sobre todo de plástico, deberá asegurarsele un muy buen drenaje ya que no le gusta que sus raíces queden encharcadas. Para evitarse ese tipo de problemas el cultivo puede realizarse en una canasta o sujetada a un tronco, pero estos medios exigirán mayor cantidad de riegos. 



  Cuentan los relatos que el libertador Simón Bolívar atraído por la belleza de sus flores decidió llevar plantas de esta especie e ir regalándolas como gesto de buena voluntad durante la Campaña Admirable, de allí que sea conocida como "la flor del libertador".


  El nombre de la especie, percivaliana, fue puesto en honor a Sr. R.P. Percival de Birkdale, Southport, Inglaterra, quien fuera un entusiasta aficionado al cultivo de orquídeas allá a fines del siglo XIX.




1 comentario: