viernes, 21 de agosto de 2015

El género Phaius


  Actualmente comprende 45 especies aceptadas en la World Checklist del KEW, distribuidas mayoritariamente en el sur-este del continente asiático, con presencia en las áreas tropicales del África y también en Oceanía (principalmente en el nor-este australiano). 

  El género fue establecido por João de Loureiro y publicado en Flora Cochinchinensis en 1790. El nombre genérico proviene de la palabra griega phaiós que significa "oscuro", "marrón"; en referencia al color de las flores.


  João de Loureiro (1717- 1791) fue un jesuita misionero, paleontólogo, médico y botánico portugués que en 1742 viajó a Cochinchina, permaneciendo allí por 30 años; convirtiéndose en especialista en flora asiática. A su retorno publicó Flora Cochinchinensis (1790).


  Las Phaius son plantas grandes, mayormente terrestres, que producen varas florales muy vistosas. Poseen pseudobulbos pequeños de donde emergen varias hojas elípticas a oblongo-lanceoladas, agudas o acuminadas, La vara floral surge de un escapo basal o lateral, generalmente erectas. La inflorescencia es racemosa, terminal, con flores generalmente grandes (10-15cm) y coloridas.




  Lo ideal es cultivar Phaius en el rango de temperatura de 16°C a 24°C, aunque las plantas pueden tolerar temperaturas más extremas, pero por corto plazo. Aún así, estos extremos pueden afectar negativamente el crecimiento y deben evitarse si es posible.

  Las plantas deben ubicarse en lugares que posean media luz o una luminosidad brillante. Si las hojas están de color verde oscuro, no está obteniendo la cantidad de luz necesaria; si están amarillas, la orquídea está expuesta a demasiada luz. Las hojas son muy susceptibles a la luz del sol, por lo tanto si debe mover al Phaius de lugares oscuros a lugares claros debe realizárselo de forma gradual.




  Viven en tierras ricas en humus y descomposiciones de hojas de los árboles y otra vegetación. El sustrato a utilizar deberá reproducir lo mejor posible este medio donde crece y enraíza la planta, con un buen drenaje que evite el exceso de agua.

  Phaius requiere de una humedad uniforme durante todo el año, para lo cual deberá regársela frecuentemente pero sin encharcarla ya que se puede causar la descomposición de las raíces y su posterior pérdida con la de la planta. Excepcionalmente cuando el nuevo brote ha madurado deberá dejársela seca por unas 3-4 semanas. 




  En el riego debe evitarse mojarle las hojas, por lo tanto es aconsejable hacerlo directamente sobre el sustrato. La acumulación de agua en la corona de las hojas o las mismas hojas húmedas pueden dar lugar a la pudrición o aparición de infecciones fúngicas, que no solo dejarán un feo aspecto a la planta, sino que pueden llevar a la caída de hojas e inclusive la pudrición de la planta, esto último sobre todo en caso de acumulación de agua en la corona de la planta.

  La especie más comúnmente cultivada es Phaius tankervilleae, que ha estado en cultivo en occidente desde 1778, cuando las primeras plantas fueron importadas desde China.



No hay comentarios:

Publicar un comentario